Este sitio utiliza cookies de terceros para obtener datos estadísticos en la navegación de nuestros usuarios y mejorar los contenidos que ofrece el sitio. Si acepta o continúa navegando, consideramos que está de acuerdo con su uso.
Para más información, haz clic aquí.

Acepto
¿Eres profesional? ¡Regístrate gratis!
Ideas y proyectos > Electricistas

Cómo ahorrar en la factura de la luz

Algunas veces la factura de la luz puede alcanzar cifras alarmantes, que nos dejan con un presupuesto muy apretado para las demás responsabilidades en casa. Pero, ese no es el gran problema, es que esa factura abultada se vuelva cada vez más frecuente y empiece a comerse nuestros ahorros. Para ayudarte a evitar esta horrible situación, te dejaremos los consejos para ahorrar en la factura de la luz.




Calcula bien tu potencia

Lo primero que debes hacer es calcular la potencia que utilizan los aparatos eléctricos que tienes en casa. Luego, calcula un aproximado de cuanta energía puedes gastar en luz cada mes ya agregado a la cuenta. Por último, verifica cual es la potencia máxima que contratas en tu factura de servicio.

Puede que sea más alta de lo que en realidad necesitas y puedas bajar el límite. Esto por supuesto te ayudará bajando el coste de la factura a fin de mes.

Busca electrodomésticos ahorradores

Aunque los electrodomésticos ahorradores suelen ser un poco más costosos, a fin de cuentas podemos ahorrar con ellos. Están fabricados con cierta tecnología que les permite ahorrar energía en el consumo, haciendo que la cantidad de energía que ellos consumen no sea la misma a la de los comunes, sino más baja. Esto significa un ahorro directo tanto en energía como en las cuentas.

Con esto no queremos decir que debes tirar los electrodomésticos que tengas en casa. Sino que cuando ellos se dañen o si tienes programada la compra de uno, tengas en cuenta cuales son los mejores para tu economía y el ambiente.

Deja los servicios especiales

Muchas veces tenemos servicios especiales agregados a nuestro servicio de luz y ni siquiera los sabemos. Lo peor de todo esto es que esos servicios especiales son lo que lucran realmente a las empresas y nos generan un gasto mayor en la factura. Esta razón es la que, aun consumiendo muy poca energía, la factura a fin de mes sigue siendo alta.

Te recomendamos dirigirte a tu empresa de servicio y pedir una relación exacta de tus gastos, así podrás ver cuáles son los servicios que te brindan. Si en ellos hay un servicio especial que pide prescindir de él, seguramente intentarán convencerte de lo contrario, diciendo que son muy buenos. Pero debes mantenerte firme.

Compara precios

Busca otras empresas de servicio de luz que se encuentren en tu zona, verifica cuales son los paquetes que tiene cada una. Luego compárala directamente con los paquetes de la empresa contratada actualmente. Si la otra es más económica empieza a investigar sobre ella. Ya sea en internet o entre tus amigos, busca quien haya contratado sus servicios y qué le parecen. Si a fin de cuentas es buena, cámbiate.

Desconecta todo lo que no uses

Debes empezar a sacar tu lado consciente y ambientalista para empezar a realizar un consumo verdaderamente eficiente. Todo electrodoméstico que está conectado, aun cuando no lo utilices, debe ser desconectado de inmediato. Acostúmbrate a desconcertar todo los electrodomésticos de uso frecuente, lo único que debe permanecer conectado es la nevera.

Una buena forma de generar este hábito es verificar todos los tomacorrientes de casa antes de salir. Así no solo te aseguras de ahorrar energía, sino que también evitas un posible accidente.

No enciendas las luces si no es necesario

Busca cortinas claras que permitan la entrada suficiente de luz durante el día para evitar encender la luz al trascurrir el día. En caso de tener una muy oscura, puedes abrirlas completamente y generar otra decoración durante el día. Aprovecha la luz solar para gastar menos energía y permite la entrada de la misma a casa, cosa que es buena para la salud.

Además, debes estar muy pendiente de apagar las luces de habitaciones donde no te encuentres. Así sea que estés trabajando en la sala, pero al mismo tiempo cocinando, debes apagar la luz de la cocina, porque no estás allí la mayor parte del tiempo.

Utiliza bombilla LED

Cambia las bombillas comunes que tienes en casa por bombillas LED, ellas te ayudarán muchísimo en el ahorro de energía, siempre y cuando la utilices de forma adecuada. Ellas necesitan de menos energía para alumbrar, así que bajan el consumo y duran más tiempo, lo que disminuye un gasto de la lista.

Mejora el uso de tu nevera

La nevera es uno de los electrodomésticos que más energía utiliza, así que debes emplearla correctamente para bajar el coste de la factura. Evita tenerla abierta durante mucho tiempo, no le pongas cosas calientes dentro, mantenla casi llena siempre para conservar el frío y nivela la temperatura que esté acorde.

Mejora el uso de tu lavadora

Al igual que la nevera, la lavadora consume bastante energía, debe ser utilizada con conciencia para ahorrar en la factura de la luz. Intenta lavar solo cuando el tambor de la lavadora esté completamente lleno e intenta utilizar buenos detergentes que ayuden a limpiar la ropa y no tengas que emplear un ciclo forzado.